Música: Yuri Méndez
Cuando me quedo seco y se hace hueco mi soledad,
del charco de mis sueños bebo mis recuerdos
para volver a ser lo que llevo dentro.
Acepté tenerte sólo cuando me necesitaras.
Ahora mis palabras son llagas.
Ahora mis palabras son llagas y jirones mi alma.
Acepté las reglas de un juego,
se me metió tan dentro que mi sed se hizo arena.
Que mi sed se hizo arena y mi sangre se hizo desierto.
Acepté darte mis brazos para que mojaras mi pecho.
Ahora ni con hilos del cielo.
Ahora ni con hilos del cielo se cosería mi lamento.
Acepte ser la esponja de tus recuerdos de martirio,
beber las penas de tu boca.
Beber las penas de tu boca, ahogar tu grito de auxilio
Acepté ser parada y fonda, sólo la alforja de un fugitivo.
Pago los tropiezos de mi destino.
Pago los tropiezos de mi destino dando de baja mis sentidos.
Y que no te tengo, y que no me quejo,
y que fui hombre, y que fui preso, y que perdí con tu adiós.
Y que perdí con tu adiós la vacuna de tu veneno.
Y que no te tengo y que no me quejo,
y que fui hombre y que fui preso,
Y que perdí con tu adiós la vacuna de tu veneno.
Y ahora que el llanto es mío y no tengo tus pies
para seguir camino.
Y ahora que el llanto es mío y no tengo tu piel
para tapar mi frío.
Ahora, ya solo,
grito recuerdos.

Contacto

Resiliente ha sido editado por Lovemonk y Léeme. Si quieres contactar con nosotros puedes hacerlo en las siguientes direcciones de correo electrónico:

  • Lovemonk: hola@lvmnk.net
  • Léeme: info@leemelibros.com

Descubre

 

    go-top